96 381 55 05 | 637 83 88 82 WhatsApp info@floresenelpelo.com

Me quiere, no me quiere…

Quien no ha despojado a una margarita de sus blancas hojas esperando el sí, como si ese “Me quiere” fuera un contrato ineludible con el futuro y la persona amada.

Sin embargo el lenguaje de las flores, es algo más que un deshojado oráculo, es un mundo secreto donde aquello que deseas decir se transmuta en formas, olores y colores. Un silencioso lenguaje donde las frases se convierten en flores.

Esta manera de comunicarse tiene sus orígenes en la Antigüedad, se cree que nació en Constantinopla en el año 1600, y que pasaba de madres a hijas de generación en generación. Aunque no fue hasta 1716, cuando María Wortley Montagu, que había vivido un tiempo en Turquía con su marido, lo llevó a Inglaterra. Iniciándose así su época de mayor esplendor. El interés por el significado de las flores fue creciendo alimentándose del abono de una sociedad cerrada para las mujeres. Debido a la dureza de las normas morales que la época victoriana les impuso, estas encontraron en el lenguaje de las flores el vehículo perfecto para que sus enamorados pudieran hacerles llegar sentimientos que de otra forma, nunca hubieran podido exteriorizar.

Esta pasión no tardo en llegar a Francia, donde un libro Le langage des Fleurs, y sus escandalosas descripciones hicieron que su traducción inglesa fuera atenuada, dicen, por respeto a la reina.

Hasta aquí os puedo contar hoy. El próximo día os hablare de los colores y su significado.

Sin embargo, para acabar ¿Qué te parece si completas este pellizco de historia contando algo de la tuya? No te cortes, aprovecha la oportunidad y cuéntanos aquella vez en que alguien especial te dijo algo en el lenguaje de las flores.

Pin It on Pinterest